El éxito es tu paz interior

Paz García nos relata su trayectoria como actriz desde España hasta a New York

Suxess

¿Cómo comenzó tu carrera de actriz?

Mi carrera como actriz comenzó en un momento de cambios en la empresa donde trabajaba como ilustradora. Por recomendación de algunos conocidos, me apunté en una agencia de modelos en Mallorca, la isla donde me crié y al instante empecé a trabajar tanto que decidí dar un paso más allá y mudarme a Barcelona. Una vez instalada y asentada en el mundo de la TV como modelo publicitaria, empecé a tomar clases de teatro porque sentía la necesidad de desarrollarme en este arte para sentirme capaz de compartir los mensajes que resonaban en mi interior con el mundo. Tomé varios cursos de diferentes técnicas y profesores hasta que entré en el programa de Técnica Meisner de Javier Galitó-Cava y me enamoré para siempre del arte de la interpretación.

 ¿Qué te impulsa a seguir en la interpretación?

El mundo de la interpretación es sin duda el lugar donde uno puede redescubrirse una y otra vez a través de esos personajes que nos ofrecen la oportunidad de ver con otros ojos, sentir con otro cuerpo y empatizar con cualquier persona y circunstancia posible. La interpretación te abre las puertas al alma, a la tuya y a la del resto de la humanidad. Podría decir que el impulso para seguir lo encuentro sin duda en la eterna curiosidad que siento por el ser humano y el crecimiento personal. 

"Para mi el éxito es estar haciendo lo que deseas y estar en paz con todo lo que esos deseos implican"

¿Cuáles han sido los obstáculos que has pasado en este camino?

Uno de los retos a los que nos enfrentamos los actores a diario es a la inestabilidad laboral, a las cientos de audiciones a las que te presentas pero no tienes respuesta, y por supuesto esto te lleva a trabajar tu estabilidad emocional para poder sostener el peso que estas circunstancias suponen. Personalmente, he tenido la suerte de hacerme un hueco en el mundo de la publicidad y eso me ha mantenido financieramente hasta el día de hoy, pero la realidad es que los actores, mayoritariamente tienen otros trabajos para pagar las facturas. Es como tener múltiples trabajos a la vez, uno para sobrevivir y el otro para vivir. Tratas de abarcar todo lo que puedes para seguir trabajando en tu carrera como actor. Uno de los mayores obstáculos con los que me he encontrado aquí en Nueva York es el hecho de ser inmigrante y tener un visado de artista, que resulta ser muy limitante, ya que la mayoría de agentes de ficción y producciones comerciales reservan esos trabajos para los ciudadanos americanos o aquellos que tienen una Green Card así que las opciones que me quedan son escasas. El hecho de ser mujer, tener 35 años y tener un acento de un lugar Europeo que no se puede definir, también resultan per más inconvenientes a la hora de audicionar que puntos a favor. 

¿Has pensado en tirar la toalla alguna vez?

No, he pensado en cambiar la manera, de hacer otras cosas, de enfocar mi trabajo de otro modo quizás, pero dejar el mundo de la interpretación... No, ni por un instante. Me adaptaré a las circunstancias de la vida de la manera más flexible, pero el arte es mi forma de expresión y crecimiento y haré lo posible para encontrar la forma de dedicarme a ello sea como sea y donde sea.  

¿Qué es el éxito para ti?

El éxito para mi poco tiene que ver con el dinero o el reconocimiento público. Para mi el éxito es estar haciendo lo que deseas y estar en paz con todo lo que esos deseos implican. El éxito no es un destino sino una forma de moverte por la vida correspondiendo tus deseos con tus principios. Para mi el éxito se ve como la más centrada estabilidad en todas las áreas de tu vida.

¿Qué consejo o palabra de motivación puedes compartir con aquellos que están pasando por lo mismo?

Para mis queridos compañeros de profesión que están pasando por momentos menos fáciles, recordad la impermanencia de cada momento y el valor detrás de tantos retos batallados. Recordad que mientras sintáis esas hormiguillas en el estómago cuando estamos trabajando, siempre habrá puertas que abrir que nos lleven, quizás de las maneras más insospechadas, ahí donde debemos ir. Rindámonos, tirémonos y demos espacio al arte en todas sus expresiones