Entre la montaña y el escenario

José Omar Torres, actor y productor jayuyano, nos cuenta cómo descubrió su pasión

EL COMIENZO

"El primer semestre de universidad, no tenía ni celular. Ya luego, cuando me llegó la beca, pude comprarme el celular a mitad de semestre".

"A veces, papi se quedaba a pie a mitad de camino de Jayuya a Arecibo (donde estudié), porque lo que tenía era un Tercel del 93' y eso fue en el 2005. Pasé malos ratos los primeros dos años, en lo que pude hacer mi préstamo, para comprarme un carrito".

"A mí me daba esa cosa, porque había gente que se quejaba, pero también tenían muchos más recursos que yo. Se 'dropeaban' de la universidad y era por razones bobas. Y uno, que en realidad está bien jodido, tenía que aguantar".

EL PRIMER "BREAK"

"En la universidad, trabajé en par de obras de teatro y después empecé a hacer la práctica en Wapa. Allí, empecé haciendo mi práctica de producción en 'Pégate al Mediodía' y 'Remix'. Estuve un semestre, de agosto hasta diciembre". 

BUSCANDO LO SUYO

"Luego, trabajé 9 meses acá en Jayuya en el Parador Hacienda Gripiñas. Estuve ahí, pero me mantuve siempre en comunicación con los de allá (de San Juan). Un día fui para visitarlos, y había visto los anuncios de Idol Puerto Rico. Quería saber si estaban cogiendo gente para trabajar en el programa y una de producción me dijo que sí. Ahí estuve en Idol como productor de edición y me encantó". 

DE VUELTA A CASA

"Decidí coger un break de televisión, aunque si me surge una oportunidad de la cojo, pero que no sea full time. Es como la única condición que tengo por ahora, en lo que pruebo cómo me va en la actuación".

"Cuando terminé, volví a Jayuya, porque una compañera mía se movió a la Alcaldía con un proyecto que ella quería trabajar; un mapa con todas las cosas interesantes que tiene el pueblo y ahí me involucró. Y yo, por el amor que le tengo a esto (Jayuya), tenía esa inquietud por promoverlo para que la gente de afuera supiera. Todavía sigo en eso. También estoy trabajando en una tienda, pero sigo pensando en moverme a San Juan de nuevo para ir a castings".

FIEL A SU PASIÓN

"No puedo explicarlo. La actuación es como un amor que cada vez que trabajo algo es como una gasolina para seguir queriendo hacer esto; ver la reacción de la gente, que ha sido muy buena. Es entender lo que puedo hacer, cómo puedo entrar en la vida de otra persona, cómo investigar lo que es otra persona, las maravillas de las diferentes personas, porque cada vez que te dan un personaje, te pones en perspectiva y te pones a cuestionarte por qué esa persona piensa así y aprendes un montón. Creo que es un aprendizaje constante".

"Los cantazos que te da la vida son parte del proceso para mucha gente que económicamente no tenemos la posibilidad que tienen otros y es un poquito más difícil. No te lo digo para causar lástima pero es una realidad. Es una lucha constate entre querer hacerlo —quedarme aquí—, porque este gobierno lo que grita es que te vayas; no hay muchas oportunidades para los jóvenes".

 

 

Fotos por: Wasograph